Nadie alcanza la meta con un solo intento, ni perfecciona la vida con una sola rectificación, ni alcanza altura con un solo vuelo. Nadie debe vivir sin cambiar, ver cosas nuevas, experimentar otras sensaciones, y tener la capacidad de corregir sus errores. Nadie tiene el derecho de consumir el amor o la amistad de las personas si uno mismo no la produce.
(Autor Anónimo)

Pan Blaa "a la española"

miércoles, 29 de marzo de 2017
Poco a poco retomando¡¡¡. Vuelvo con uno de los muchos panes que se quedaron en la recamara sin llegar a ver la luz, esa luz que busco para mis fotos y que siempre se me escapa.


Haciendo historia éste fue uno de los panes que las chicas de Bake the world propusieron en el 2015, prácticamente ayer¡¡¡¡. La verdad es que gracias a sus retos conocí un montón de panes que nunca hubiera imaginado, una pena que no hayan podido seguir con el reto.


 No sabría decir cuál de todos me gustó más, éste tiene una miga blandita, es muy sabroso y además es de los que son fáciles de amasar sin necesidad de tener ninguna máquina.


El Blaa es un pan de origen irlandés y si estáis interesados en sus orígenes cualquiera de los participantes del reto cuenta perfectamente su historia.


Ahora explico lo de “a la española” de la receta que por supuesto no es porque de repente me haya dado a mi ninguna vena patriota. En la receta original como os podéis imaginar el ingrediente distintivo es la mantequilla que le aporta ese sabor abriochado  tan rico y característico de este pan, yo lo he preparado con ella y de verdad que está francamente bueno, pero aunque no es mucha cantidad he intentado versionarlo pensando en una persona a la que aprecio mucho y que en estos momentos tiene que cuidar especialmente su alimentación.


El resultado es también muy rico por eso recomiendo las dos versiones.




 


Ingredientes para 8 bollos de aproximadamente 90g

 *Harina blanca panadera: 500 g (más la de cubrir los bollos)

**Agua: 275 ml

**Levadura de panadero: 20 g si es de la prensada (Marca Levital o similar) o 7 g si es de la seca (Maizena o similar)

Sal: 10 g

Azúcar: 10 g

Aceite de oliva: 10 g (Si utilizamos mantequilla en lugar del aceite utilizarla en punto pomada 10 g)

* He probado con dos tipos de harina, con la de fuerza de Gallo que es mucho más fácil de encontrar en cualquier supermercado y con la harina panadera "El Amasadero" que se puede comprar por internet, aunque en su página indican las tiendas físicas donde se pueden comprar. Tengo que reconocer que hay mucha diferencia a la hora de la elaboración y en el resultado.
Cada harina absorbe un volumen de agua distinto en el caso de la de Gallo y si vais a amasar a mano igual es conveniente añadir un poco más de agua, no digo cantidad pero ir añadiendo 10 ml según veamos..

**Como referencia se utiliza una tercera parte de la cantidad de levadura prensada o fresca, es decir para 25g que tiene la levadura prensada utilizaríamos unos 8 g de levadura seca.
Elaboración:

En un recipiente hondo pesamos el agua tibia, la levadura, disgregada si es la prensada y el azúcar y lo dejamos reposar 10 minutos. Lo primero que hacemos, es activar la levadura en el agua tibia durante 10 minutos.
Pasados los 10 minutos añadimos el resto de ingredientes. Si utilizamos mantequilla ésta se disgrega junto con la harina. Amasamos hasta tener una masa lisa y brillante, durante unos 10 minutos. En el caso de que cueste el amasado dejamos reposar unos minutos y volvemos a amasar de esta forma resulta mucho más fácil.

Cuando esté amasada untamos un recipiente hondo con un poco de aceite de oliva y la dejamos reposar cubierta con un paño de cocina o film transparente (yo utilizo los gorros de ducha de plástico), hasta que doble su volumen. Serán unos 50 minutos aproximadamente. Esto dependerá de la temperatura ambiente de tu casa, cuanto más calor leva más pronto.
Pasado este tiempo, dejamos la masa en la encimera, y la doblamos varias veces de las esquinas al centro, con cuidado, para no quitar más aire del necesario.

Dejamos 15 minutos para que repose y así luego nos cuesta menos trabajar con ella.

Con un cuchillo afilado o una rasqueta de panadero, cortamos la masa en ocho porciones iguales y dejamos un nuevo reposo de 5 minutos

Damos forma de bola plegando nuevamente la masa de las esquinas al centro y con la mano hueca vamos dando forma redonda a los bollos, en éste video se ve perfectamente como se hace. Dejando los pliegues abajo vamos depositando cada bollo en una bandeja de horno en la que habremos espolvoreado en el fondo harina.
Tapamos con un paño de cocina y dejamos que leven por segunda vez, otros 60 minutos,

Precalentamos el horno a 250ºC calor arriba y abajo. Espolvoreamos harina encima de los bollos y los introducimos en la primera bandeja empezando por abajo y bajamos la temperatura a 230ºC. Dejamos cocer de 15-18 minutos.
Si vemos que se tuestan demasiado cubrir con papel de aluminio para que no se quemen. Como yo he probado las dos versiones he comprobado que hay diferencias en el tostado de la corteza, con aceite quedan más crujientes y dorados que con la mantequilla de ahí el color más tostado que los originales. 

Listos y a rellenar con lo que más nos guste. Se conservan tres días sin problema en una bolsa de plástico y congelan perfectamente.


Espero que os gusten



Selecciona la receta pinchando en el título para imprimirla

Pastel de chocolate

miércoles, 4 de enero de 2017

Llevaba mucho tiempo con ganas de publicar esta receta que tanto juego me ha dado en un momento de mi vida y que siempre ha cosechado mucho éxito. Siendo purista y dando las gracias a Rosaleda de Al calor del horno de quien tomé la receta, este bizcocho es un Devil´s food cake o pastel del demonio. Es un pastel típico de la repostería americana muy parecido al Red velvet que seguro conocéis. Son tartas de varios pisos con un relleno y con una cobertura que le da ese aspecto tan espectacular.

La receta original es del blog de El Rincón de Bea, y yo que he aprendido casi todo lo que sé de ver blogs os recomiendo el tutorial tan fantástico que tiene para intentar que nos quede un acabado tan liso como los de los pasteleros (no es mi caso).

Es un pastel muy húmedo y esponjoso y muy fácil de preparar. Queda muy bien en un molde rectangular de 30X20 cm con una cobertura de choco blanco y queso (la receta aquí) o de esta forma haciendo el bizcocho en dos moldes de 20 cm.

En cuanto a los rellenos dependerá del gusto de los comensales, a mi particularmente me gusta mucho más con la crema de queso y chocolate blanco, pero con un relleno de mermelada de naranja y la cobertura de chocolate también está muy rico, o todo chocolate como en este caso.

Ingredientes para el pastel:

210 g de harina de repostería

1 cucharadita de bicarbonato sódico (si utilizáis harina con levadura no hay que poner el bicarbonato)

1/4 de cucharadita sal

187 g de mantequilla sin sal a tª ambiente

160 g de azúcar moreno

100 g de azúcar blanquilla (en la receta original 130g)

3 huevos L a tª ambiente

2 cucharaditas de extracto de vainilla

100 g de chocolate negro de cobertura sin azúcar

190 ml de buttermilk a  tª ambiente (185 ml de leche entera a tª ambiente más dos cucharadas de zumo de limón. Dejar reposar 10 minutos aproximadamente)

 Ingredientes del  ganache de chocolate:

250 ml de nata para montar de 35% de materia grasa

250 g de chocolate de cobertura

Licor para aromatizar, yo he utilizado Cointreau, aproximadamente 10 ml

 Preparación:

Precalentar el horno a 180º.

Preparar el buttermilk y dejar reposar.

Pesar la harina y tamizar junto con la sal y el bicarbonato en el caso de que tengáis que usarlo.

Derretir el chocolate al baño maría a temperatura baja, y reservar. Yo lo hago con el microondas, primero 30 segundos y el resto cada 15 segundos le voy dando vueltas hasta que está fundido.

Batir con varillas (a velocidad baja) la mantequilla con los azúcares hasta que haya doblado el volumen y se vuelva más blanca para que tengamos una mezcla esponjosa.

Añadir los huevos uno a uno, no incorporar el siguiente hasta que el anterior no se haya integrado totalmente. Cuando todos estén incorporados batir un minuto más, seguidamente añadir la esencia de vainilla y volver a batir.

Incorporar el chocolate derretido, y mezclar suavemente hasta que veamos que la mezcla está homogénea.

Añadir la harina en tres veces intercalando el buttermilk, primero una parte de harina batimos bien, después la mitad del buttermilk, volvemos a batir. Otra parte de harina, batimos bien, añadimos el resto del buttermilk, seguimos batiendo y terminamos con lo que queda de harina. Nos quedará una mezcla muy esponjosa.

Si en algún momento de los pasos mencionados vemos que la mezcla parece que se ha cortado, no pasa nada hay que seguir batiendo.

 Preparar el molde que vayamos a utilizar untando mantequilla, yo pongo una tira de papel de horno  atravesada y se desmolda sin dificultad.

Este bizcocho cuando lo he preparado en un molde rectangular de 30X20 cm lo he horneado durante 30 minutos a 180º, igual que si horneamos en dos moldes de 20 cm, pero si se utiliza un único molde el tiempo de horneado puede ser más largo, aproximadamente 45 minutos y yo pondría el horno a 170º y antes de sacarlo comprobar con la aguja si está cocido o hay que dejarlo un poco más. Yo no lo he hecho nunca en un solo molde.
 
Sacar del horno, y dejar enfriar en el molde unos 5 minutos, desmoldar y dejar enfriar totalmente en una rejilla. Una vez frío envolver en film transparente y dejar reposar en la nevera hasta el día siguiente. Reposados están más jugosos pero también podemos utilizarlos en el mismo día.

 Para preparar el ganache:

Poner la nata en un cazo, llevarla a ebullición y apagar el fuego. Añadir el chocolate y remover hasta que se derrita y la mezcla se haga homogénea. Añadir el licor y dejar enfriar hasta conseguir la textura adecuada para poder cubrir el pastel.
 
- Si se te ha quedado dura... introdúcelo en el microondas unos segundos y mezcla bien para obtener la consistencia que deseas.

 

Espero que te guste!!! 
Selecciona la receta pinchando en el título para imprimirla

Carrilleras de cerdo al vino

miércoles, 30 de marzo de 2016
La carrillera  es un corte de carne que puede proceder del cerdo, de la ternera o del cordero, y que corresponde a las partes grasas que se encuentran a ambos lados de la cara del animal, de ahí su nombre.
La carrillera o carrillada podemos encontrarla en carnicerías y casquerías. La estructura gelatinosa, debido al contenido de colágeno que poseen, permite que pueda ser guisada o braseada. El tamaño depende del animal. (Fuente Wikipedia)

No es un plato que requiera mucha elaboración, aunque sí dedicarle tiempo ara la cocción, ésta puede variar según el método que utilicemos, desde un mínimo de dos horas a fuego lento, hasta los 25´ o 30´ en olla rápidas.


El chocolate no es un ingrediente imprescindible, pero yo creo que le aporta sabor y textura al plato.

En cuanto al vino, es importante que sea de cierta calidad, aunque evidentemente no es necesario que sea un vino excelente.

El acompañamiento ideal son unas buenas patatas fritas, pero también el arroz  o un puré de patatas como es la opción que yo he elegido e esta ocasión y por supuesto mucho pan para mojar en esta rica salsa. 



































Ingredientes para las carrilleras:

  • 8 carrilleras de cerdo 
  • Harina para rebozar las carrilleras 
  • 2 cebollas 
  • 2 zanahorias 
  • 1 puerro
  • 1 ramillete de hierbas (hoja de laurel, tomillo, romero) 
  • 1 tomate 
  • Un chorreón de brandy 
  • 500 ml de vino tinto 
  • Una cucharadita de Bovril (opcional)
  • 50g de chocolate (yo en este caso con jengibre)
  • Aceite de oliva virgen extra 
  • Sal y Pimienta

Ingrediente para el puré de patata a la mostaza:

(Podemos prepararlo mientras se cuecen las carrilleras)

  • 500 g de patata  
  • 20 g de aceite de oliva 
  • Sal y Pimienta 
  • 200 ml de Agua
  • 30g de mostaza de Dijon con semillas
Preparación de las carrilleras

Limpiar bien las carrilleras de restos si no están limpias, tienen una “telilla” que debemos quitar. Trocear las verduras en trozos no demasiado pequeños y reservar
Cubrir el fondo de la olla con el aceite de oliva. Salpimentar las carrilleras, pasarlas por harina y marcarlas en el aceite por los dos lados y reservarlas.
Sofreír la verdura, hasta que esté transparente e incorporar las carrilleras, añadir el chorreón de brandy y dejar evaporar el alcohol. A continuación añadir el vino, salpimentar y añadir el ramillete de hierbas y la cucharadita de Bovril (opcional).

Cerrar la olla y cocer a fuego lento 45´.

Pasado este tiempo sacamos las carrilleras de la olla y escurrimos el caldo en un chino aplastando la verdura para sacar bien el jugo. Volvemos a poner el caldo en la cazuela e incorporamos el chocolate y dejamos cocer sin tapar la olla hasta que la salsa reduzca y tenga la consistencia de una crema no muy espesa, unos diez minutos. Si os gusta más espesa podemos añadir un poco de espesante alimentario de Maicena. Incorporamos las carrilleras y listo.


Preparación del puré de patatas a la mostaza 

Thermomix:

Poner la mariposa en el vaso y añadir las patatas troceadas, la sal y el agua y programar 20-25 minutos, 100ºC, velocidad 1.

Añadir el aceite y la mostaza y mezclar 30 segundos en velocidad 3 y medio con la mariposa.

Retira y reserva.

 Preparación convencional:

Cocer las patatas en una olla junto con el agua y la sal y cuando estén cocidas retirar el líquido que quede, añadir el aceite y triturar. Incorporar al final la mostaza y mezclar. 
Espero que os guste



Selecciona la receta pinchando en el título para imprimirla